Lcda. Roxanna Soto Aguilú 0

Petición de Indulto para el Dr. Antoliano Torres Rodríguez - 13036

1408 people have signed this petition. Add your name now!
Lcda. Roxanna Soto Aguilú 0 Comments
1408 people have signed. Add your voice!
3%
Maxine K. signed just now
Adam B. signed just now

Les suscribe la Lcda. Roxanna I. Soto Aguilú, representante legal del Pediatra Antoliano Torres Rodríguez, hoy confinado bajo el sistema correccional de la Administración de Corrección y Rehabilitación del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

La presente es una petición para que se le conceda un indulto al Dr. Antoliano Torres Rodríguez, caso 13036. Nos proponemos con esta petición, recoger las firmas necesarias para tramitar la gestión de indulto para el Dr. Antoliano Torres Rodríguez a través de la Junta de Libertad Bajo Palabra y que sea sometida a la consideración del Gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Hon. Alejandro García Padilla.

Nuestra meta es recopilar 60 mil endosos a esta petición, mil firmas por cada año de sentencia dictada al Dr. Antoliano Torres Rodríguez.

El Dr. Antoliano Torres Rodríguez incursionó en la práctica de la medicina en 1976 y hasta el momento en el que fue condenado, atendió a más de 50 mil niños en el área de salud preventiva y pediatría en sus 36 años ejerciendo la profesión de Medicina. Es producto de la escuela pública de nuestro País, habiéndose graduado con honores desde sus años de escuela superior donde adelantó materias para graduarse antes y entrar a la universidad. Es egresado de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, donde completó un Bachillerato en Ciencias. Cursó sus estudios en Medicina en el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, graduándose en 1976 con especialidad en Pediatría. El Dr. Antoliano Torres Rodríguez fue uno de los pediatras pioneros en Medicina Neonatal, trabajando en la década de los 1970 y 1980 con la salud de bebés prematuros. El Dr. Torres Rodríguez se entregó al servicio de la salud de nuestro pueblo, de los pobres y a sus 68 años de edad, sigue siendo un amante de la literatura, del amor a Dios, a sus hijos, del innato don de servicio al necesitado y al pobre... nada de prepotencia en su voz, ni su mirada, todo lo contrario...

El resumen de los hechos que provocó la acusación contra Don Antoliano Torres Rodríguez fue que luego del asesinato de su único hijo, Alan Torres Tomasini, confrontó al alegado autor intelectual del asesinato de su hijo, y es durante esa discusión que se origina la cadena de eventos que culminan en la acusación de Asesinato y Ley de Armas. Si bien es cierto, en Derecho cada caso hay que evaluarlo dentro de sus méritos para ser trabajado, entendido, probado y adjudicado. De igual forma, debemos reconocer que la persona que está confinada y se le llama convicto no necesariamente es un delincuente según la noción social que conocemos. Bien aceptado es el dicho: "¡Que no hace una madre por un hijo suyo¡", IGUAL APLICA A UN BUEN PADRE...

En la actualidad, Don Antoliano Torres Rodríguez está cumpliendo una condena de 60 años de cárcel por Asesinato en segundo grado, Tentativa de Asesinato en segundo grado y Ley de Armas. Los cargos originales fueron Asesinato en primer grado, Tentativa de Asesinato en primer grado y Ley de Armas. Los Abogados de Defensa en este caso fueron los licenciados Antonio Sagardía, Ex Secretario de Justicia del ELA y Peter Díaz, amigo de la familia. La convicción Don Antoliano Torres Rodríguez nunca fue solicitada con atenuantes, en una reconsideración, y nunca fue apelada la sentencia ante el Tribunal de Apelaciones de Puerto Rico.

Durante el proceso de Lectura de Sentencia se le brinda a Don Antoliano Torres Rodríguez, ya convicto, la oportunidad de expresarse en sala como parte del formalismo procesal. Las únicas expresiones de Don Antoliano fueron: "Yo siempre fui un hombre bueno". Según la prensa, estas expresiones causaron carcajadas en sala.

La cadena de trágicos eventos que culminaron en la convicción de Don Antoliano Torres Rodríguez comenzó cuando su único hijo, Alan Torres Tomassini, fue asesinado en una emboscada en un pub en Cupey. Esa noche a Alan le acompañaban unos alegados vecinos y amigos de su urbanización. Alan estaba próximo a comenzar estudios en Medicina para continuar la obra de servicio como su padre.

Fueron estos vecinos y acompañantes, quienes luego de la emboscada, transportaron a Alan, en el mismo vehículo donde llegaron esa noche al pub, a la Sala de Emergencias del Hospital Auxilio Mutuo y lo dejaron dentro del vehículo. Es allí, dentro del vehículo donde Alan fue declarado muerto. La muerte de Alan dejó una familia con el corazón destrozado. Le sobrevivieron su padre, Don Antoliano Torres Rodríguez, su madre y sus hermanas.

El vehículo en el cual Alan emboscado, el mismo en el que fue transportado hasta el hospital, no fue incautado como parte del proceso de investigación forense y fue devuelto a sus dueños esa misma noche.

Al día siguiente, frente a la residencia Don Antoliano Torres Rodríguez, los alegados vecinos, que eran los dueños del vehículo donde murió Alan, lavaban en vehículo ensangrentado mientras la familia de Alan, incluyendo su Padre Don Antolino, presenciaron como la sangre de su hijo Alan discurría entre la cuneta y el agua...

Mientras la Policía de Puerto Rico alegadamente realizaba una investigación exhaustiva, Don Antoliano Torres Rodríguez, el padre de Alan, también se encontraba recibiendo información del origen del asesinato de su hijo. La información apuntaba a que uno de sus alegados amigos y vecinos de Alan, fue la persona que había dado la orden para que lo asesinaran por un problema de faldas. El complot fue llevarlo a salir y matarlo por manos de un tercero.

Una tarde, ante la frustración, angustia e impotencia por el estado de inercia de la investigación, Don Antoliano Torres Rodríguez, el padre de Alan, confronta al alegado al autor intelectual del asesinato de su hijo. Es durante esa discusión que se origina la cadena de eventos que culminan en la acusación de Asesinato y Ley de Armas. La convicción Don Antoliano Torres Rodríguez nunca fue solicitada con atenuantes, en una reconsideración, y nunca fue apelada la sentencia ante el Tribunal de Apelaciones de Puerto Rico. Se ha expresado que nunca fue orientado sobre el ejercicio de dichos derechos. La sentencia impuesta fueron 60 años de cárcel.

Al presente, estamos trabajando una Petición de Indulto para el Dr. Antoliano Torres Rodríguez - 1303, a través de la Junta de Libertad Bajo Palabra para que sea sometida a la consideración del Gobernador de Puerto Rico, Hon. Alejandro García Padilla. A nombre de Don Antoliano agradecemos su endoso a esta petición. Porque cada caso se evalúa en sus méritos, y porque no todo convicto y confinado es un delincuente.

Así nos ayude Dios.

Share for Success

Comment

1408

Signatures